Manifiesto por el aprendizaje a lo largo de la vida adulta (MALVA)

Lejos de otras consideraciones, la recientemente aprobada LOMLOE otorga un reconocimiento especial al derecho al aprendizaje a lo largo de la vida. En palabras de Fernando Trujillo (encargado de cerrar nuestro congresoepa.es), “hay diversas cuestiones que se enfocan adecuadamente en esta nueva modificación de la LOE. Por ejemplo, la Recomendación del Consejo de la Unión Europea de 22 de mayo de 2018 relativa a las competencias clave para el aprendizaje permanente… Otro aspecto destacado de la ley es la apuesta incontestable por el aprendizaje permanente a lo largo de la vida. Para ello no sólo se reorienta la Educación Infantil, tan necesaria para mantener la calidad del sistema educativo, sino que se realizan ajustes valiosos en Educación de Personas Adultas y se incorpora a la ley el concepto de educación no formal, trascendental en un mundo en red pleno de oportunidades de aprendizaje”. Sobre los cambios que la LOMLOE incorpora en materia de Educación de Personas Adultas (EPA) han escrito Diego Redondo (LOMLOE y Educación de Personas Adultas. ¿Qué cambia?) y Maximiliano Alcañiz (Un pequeño gran cambio).

Esta novedad legislativa, junto a la celebración del congresoepa.es el próximo 23 de enero de 2021, alumbra para la EPA un escenario altamente creativo y transformador. Como decíamos en Haciendo nuestro el derecho a aprender a lo largo de la vida: “Los números hablan por sí solos: casi 1000 personas inscritas, 13 ponentes, 48 experiencias educativas y 16 moderadores/as. Esta acogida tan extraordinaria no es una consecuencia de nada, es más bien el síntoma del momento transformador que la EPA está viviendo (de manera análoga a aquellos años del tardofranquismo y de los ochenta del siglo pasado). No nos parece exagerado afirmar que la EPA necesitaba un acontecimiento así para reivindicarse (lejos del victimismo), para encontrarse (y conjurar las dinámicas atomizadoras que el capitalismo nos impone) y para compartir (desde la horizontalidad y hacia el bien común)”.

Aprovechando estos dos acontecimientos ─la nueva ley educativa y la celebración del congreso─, en principio aislados, queremos desde @fadultos proponer la redacción de un manifiesto que recoja el sentir lo más participado posible del vasto ecosistema de la Educación de Personas Adultas en estos precisos momentos. No partimos de cero, nos inspiramos en el valioso Manifiesto para la educación de adultos en el siglo XXI (EAEA–EUROPEAN ASSOCIATION FOR THE EDUCATION OF ADULTS). Constatamos la completa vigencia de este manifiesto; sin embargo, aspiramos a enriquecerlo con las aportaciones del mayor número de personas y colectivos posible, encarnando así algunas de nuestras señas de identidad recogidas en Apuntes al programa, a saber: actualidad, participación y horizontalidad, conexión, diversidad, innovación, aplicabilidad y territorialidad.

Por todo ello, os animamos a completar el siguiente formulario. Cumplimentarlo no os llevará mucho tiempo. Para favorecer la participación del mayor número posible de personas, os pedimos también que lo compartáis con todo aquel que consideréis que tiene algo que aportar en el mundo del aprendizaje a lo largo de la vida. Después de un tiempo prudencial, el formulario se cerrará y se recogerán sus resultados. Estos acabarán siendo sintetizados en un Manifiesto por el aprendizaje a lo largo de la vida adulta (MALVA), que se hará público a través de las vías de comunicación de @fadultos.

¡Muchas gracias por vuestra participación!

Entre todos/as contribuimos a hacer efectivo el derecho al aprendizaje a lo largo de la vida

Apuntes al programa

Si en una entrada anterior desentrañábamos el sentido del título de este congreso (“Construyendo espacios para el aprendizaje a lo largo de la vida”), el objetivo de este nuevo texto es dar cuenta del programa. Las características que lo definen serían estas:

Actualidad. No podemos abstraernos del momento histórico que estamos viviendo, en medio de una crisis sanitaria y con el telón de fondo de un modelo económico depredador que deja su huella en la sociedad y en la vida de las personas. Este congreso se hace eco de todo ello y pugna por lanzar un mensaje transformador a la comunidad educativa y a la ciudadanía en su conjunto.

Participación y horizontalidad. El diseño del programa busca generar espacios para la participación, para el cruce de discursos y para el intercambio. Y todo desde un plano de igualdad entre las personas participantes, sin jerarquías.

Conexión. Frente a las dinámicas atomizadoras, el programa del congreso pretende tejer redes entre profesionales de la Educación de Personas Adultas, desde entornos diversos, con trayectorias y perfiles diferentes, hacia objetivos comunes. La meta es clara: sumar esfuerzos y construir un espacio más amplio para la educación permanente.

Diversidad. El programa recoge una concepción de la EPA de amplio alcance al entender que los agentes que en ella intervienen son múltiples y que desbordan los marcos profesionales y territoriales establecidos.

Innovación. Lejos de las modas educativas, entendemos la innovación como todo proceso educativo que favorece el aprendizaje a lo largo de la vida para todos/as y que transforma vidas y entornos.

Aplicabilidad. El programa privilegia la práctica docente a pie de aula y la capacidad de réplica de esas experiencias en múltiples contextos.

Territorialidad. El programa pretende ser también una muestra lo más representativa posible de la Educación de Personas Adultas de todos los lugares del Estado.

Con estas premisas, el congreso se despliega en siete momentos distintos: la inauguración, un cara a cara, dos coloquios, un panel de experiencias, una mesa redonda y una charla de clausura.

La inauguración correrá a cargo de Alejandro Tiana Ferrer, Secretario de Estado de Educación. Este hecho tiene, a nuestro parecer, un doble valor: viene a subrayar la importancia que la Educación de Personas Adultas debería tener entre nuestras Administraciones educativas y corrobora la necesidad de que quienes deciden en materia educativa conozcan qué es la Educación de Personas Adultas. Este último extremo sí que se cumple en el caso de Alejandro Tiana, ya que la EPA fue en su momento uno de sus objetos de investigación (La educación de adultos en el siglo XIX: los primeros pasos hacia la constitución de un nuevo ámbito educativo).

El cara a cara contará con dos profesionales de amplio recorrido y prestigio en el mundo de la Educación de Personas Adultas: Joan Padrós Rodríguez (director del CFA Palau de Mar de Barcelona) y Azucena Badenes Negre (directora del CPFPA Jordi de Sant Jordi de La Vall d’Uixó). Mª Eugenia Villanueva Vivar (Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria) presentará el acto cuyo título es Nuevas tecnologías al servicio del bienestar emocional del alumnado adulto. La idea es superar ciertas limitaciones por las que las nuevas tecnologías parecen descuidar en muchas ocasiones el componente emocional. En EPA precisamos de ambas competencias: la digital y la emocional. Y todo ello para: superar un sinfín de brechas que afectan al alumnado adulto, formar para un mercado laboral cambiante, crecer personalmente, desarrollarse integralmente y ser ciudadanos/as de pleno derecho.

El primero de los coloquios del congreso girará en torno a Metodologías que transforman vidas y entornos. A través de tres experiencias educativas de alto valor añadido, buscaremos reflexionar sobre la importancia de las metodologías (ya que estas nunca son neutras) y cómo contribuyen a reproducir el status quo o a transformar vidas, centros y entornos. Esto último es lo que ocurre con las tres experiencias que se presentarán:

  • Radio Alberquilla y la dinamización cultural (Emilio Plazas Cuevas; SEP La Alberquilla de Salteras, Sevilla).
  • Uso de Flipped Classroom como herramienta didáctica en FP Básica (Patricia Martínez Cano; Jefa de Estudios del CEA Alcantarilla, Murcia).
  • Proyecto de innovación Historias Mil (Maribel Casado Gómez; Jefa de Estudios de Enseñanzas a Distancia del CEPA Abril de Badajoz).

El coloquio estará moderado por Frederic Josep Johnson Esteve (CEFIRE de València, ámbito FPA).

El panel de experiencias contará con doce salas (seis en la primera franja horaria y otras seis en la siguiente): [1] Enseñanzas Iniciales, [2] Ámbito científico-técnico, [3] Ámbito social, [4] Ámbito de la comunicación, [5] Sinergias Educación de Personas Adultas–Universidad, [6] Atención a la diversidad, [7] Enseñanza de Idiomas, [8] Proyectos europeos, [9] ODS y APS en Educación de Personas Adultas, [10] Proyectos de centro, interdisciplinares,  transversales e intercentros, [11] Educación de Personas Adultas en el ámbito penitenciario y [12] TIC-TAC-TEP en Educación de Personas Adultas. El título del panel es Construyendo aprendizaje colectivo, y es que es ese precisamente el objetivo: mostrar qué se está haciendo especialmente bien en nuestros centros, compartirlo y generar saberes compartidos. Sin ánimo de exagerar, estamos ante una de las fotografías más precisas de la mejor Educación de Personas Adultas de todos los territorios del Estado: 48 experiencias presentadas por 12 profesionales relevantes de la EPA especialistas en cada una de las temáticas.

El segundo coloquio tendrá lugar ya en la jornada de tarde y lleva por título Sumando agentes y voces en el ecosistema del Aprendizaje a lo largo de la vida. En el coloquio participarán: Francisco Javier Aribau Giménez (Gerente de la Fundación El Tranvía de Zaragoza), Francisco Ascón Belver (Responsable de Proyectos Educativos Europeos en la Universidad Sénior, Programas de la Universidad de Mayores de la Universidade da Coruña) y Adriana Sabaté Muriel (“La Troca” Escola Comunitària de Formació Permanent de Sants, Barcelona). El coloquio será moderado por Marga Julve Larraz (Directora Técnica de FAEA). La Educación de Personas Adultas concita a múltiples actores públicos (autonómicos y locales, fundamentalmente) y muchos otros pertenecientes al tercer sector, también con voluntad de servicio público. Conectar ambos subsistemas, generar sinergias y crear conocimiento colectivo nos parece fundamental. Desde los centros públicos de EPA tenemos mucho que aprender de esa otra EPA que presenta una nítida dimensión social y comunitaria, y que hace y se organiza de otra manera.

La mesa redonda Miradas internacionales a la EPA cruza fronteras. En ella participarán: Graciela Sbertoli (Secretaria General de la Red Europea para Competencias Básicas), Rosa Mª Torres del Castillo (Exministra de Educación y Culturas de Ecuador) y Carolina García Cataño (Formadora y pedagoga en la asociación Dalifort Hip Hop de Dakar, Senegal). Moderará Gonzalo Toraño Olivera (CEPA Pozuelo de Alarcón, Madrid). Nuestra labor del día a día en los centros de EPA puede hacernos olvidar que el derecho al aprendizaje a lo largo de la vida es una lucha que se libra en todas las partes del mundo con herramientas desiguales. Dirigiremos la mirada a tres continentes: desde la Red Europea para las Competencias Básicas (Europa), desde la responsabilidad política y la tarea investigadora en el contexto latinoamericano (América) y desde el trabajo de campo en alfabetización digital con mujeres jóvenes (África).

La charla de clausura correrá a cargo de Fernando Trujillo Sáez (Universidad de Granada, sede de Ceuta) y llevará por título Educación de Personas Adultas: la Escuela del Mundo al Revés. La idea central que defenderá Fernando Trujillo es que la Educación de Personas Adultas es hoy el entorno educativo en el que se deberían definir las claves que fueran, posteriormente y en cascada, desarrollándose en las demás etapas.

Haciendo nuestro el derecho a aprender a lo largo de la vida

La captatio benevolentiae es un recurso retórico que viene de lejos y consiste en predisponer favorablemente al público para que este no sea excesivamente severo en sus juicios y sepa disculpar los errores que pudieran cometerse. Recurrir a él en relación con el I Congreso Estatal de Educación de Personas Adultas sería fácil, pero ¿cómo si no explicar que este evento surge desde abajo, con 0 euros de presupuesto y sin la colaboración directa de las administraciones educativas? Siendo esto así, también sería de justicia decir que el congreso que se celebrará el 23 de enero de 2021 será posible gracias a la ilusión de un equipo impulsor (el germen de @fadultos) y gracias, sobre todo, a la colaboración de una comunidad docente entregada. Y eso dice mucho de la Educación de Personas Adultas y de los profesionales que en ella trabajan.

Los números hablan por sí solos: 700 personas inscritas, 13 ponentes, 48 experiencias educativas y 16 moderadores/as. Esta acogida tan extraordinaria no es una consecuencia de nada, es más bien el síntoma del momento transformador que la EPA está viviendo (de manera análoga a aquellos años del tardofranquismo y de los ochenta del siglo pasado). No nos parece exagerado afirmar que la EPA necesitaba un acontecimiento así para reivindicarse (lejos del victimismo), para encontrarse (y conjurar las dinámicas atomizadoras que el capitalismo nos impone) y para compartir (desde la horizontalidad y hacia el bien común).

La necesidad de encontrarse viene también del momento histórico que vivimos, justo en mitad de una pandemia. Venimos de un confinamiento que afectó a toda la sociedad y, obviamente, al sistema educativo. La EPA se resintió entonces mostrando las flaquezas de un corpus social vulnerable (especialmente doloroso en el caso de las personas mayores), precario (sumando la precarización de la crisis de 2008 a una nueva crisis, ahora sanitaria) y en el que confluían otros vectores de desigualdad tales como el género o el origen. Todas las brechas convergieron entonces y lo siguen haciendo en estos momentos, ahora con el curso ya iniciado. Pero la EPA mostró también entonces su mejor cara: esta etapa educativa se ha caracterizado por salir siempre al rescate de quienes más lo necesitaban y ahora lo ha vuelto a demostrar.

Este congreso viene también a plasmar el deseo manifestado ampliamente por muchos docentes de la Educación de Personas Adultas y que se concreta en la necesidad de tejer redes (locales, comarcales, provinciales, autonómicas, estatales, transnacionales). Bien es cierto que en algunos casos esas redes ya existen y funcionan francamente bien. Junto a ellas, este congreso viene a sumar (y no a dividir): la tarea tan inmensa que es hacer efectivo el derecho al aprendizaje a lo largo de la vida para todas las personas nos necesita a todas/os. En ese empeño, desde @fadultos queremos aportar algunas de nuestras señas de identidad: nuestra voluntad integradora (contando y dando voz al vasto ecosistema del aprendizaje a lo largo de la vida); nuestro compromiso con las personas, especialmente con las más vulnerables (para satisfacer las necesidades formativas de la población adulta); y nuestra visión transformadora (de vidas y entornos) hacia una sociedad más justa y cohesionada.

Estas son nuestras credenciales y estos son los mimbres con los que estamos creando este congreso. En este punto volvemos al principio del texto: vayan por delante las disculpas por los posibles errores, omisiones o contradicciones en los que podamos incurrir. Tengamos eso en cuenta, pero no olvidemos tampoco la inmensa alegría que este congreso nos genera a muchas/os. A un mes y poco más de encontrarnos, aquí estamos: expectantes, ilusionadas, ávidas de querer saber y compartir, haciendo nuestro el derecho a aprender a lo largo de la vida.

Conquistando espacios para el aprendizaje a lo largo de la vida.

Un título es, en muchos casos, una declaración de intenciones. Al menos, en el caso del de este Primer Congreso Estatal de Educación de Personas Adultas así es. Cada una de las palabras que lo forman son como estandartes que, a un tiempo, nos define en lo que somos, pero también en lo que aspiramos a hacer y a ser.

El verbo “conquistar” posee una resonancia épica y un cierto aire bélico que no casan muy bien con el propósito de este congreso. Sin embargo, encarna perfectamente una idea-fuerza muy importante para nosotros/as: los derechos no se alcanzan nunca de una manera natural bajo el paraguas de una legitimidad ética, sino que se pelean y, en la mayor parte de los casos, son el resultado del sufrimiento de muchas personas. Hoy también sabemos que esos mismos derechos se encuentran permanentemente amenazados y que nos toca defenderlos a diario. Entre esos derechos, el referido al aprendizaje a lo largo de la vida se encuentra especialmente en peligro porque toca dos de los pilares básicos del sistema neoliberal imperante en nuestros días: cuestiona el principio de la rentabilidad (lógicamente, económica) y apela a la formación de una ciudadanía crítica (por tanto, difícilmente manipulable).

Hablamos de “espacios” en plural porque entendemos que cualquier contexto (formal, informal y no formal) nos educa y modela. Todo es escuela, y en la Educación de Personas Adultas lo sabemos mejor que nadie. Con la pandemia, además, hemos empezado a ganar también los espacios virtuales –bien es cierto que algunos ya lo comenzaron a hacer hace mucho más tiempo–. Pero queremos además ganar espacio en la agenda pública, en la atención que las Administraciones educativas nos dedican, en los recursos que nos merecemos, en el valor que la ciudadanía nos concede…

Frente a la maraña terminológica (educación permanente, educación de personas adultas, formación de personas adultas…), la expresión “aprendizaje a lo largo de la vida” creemos que es la más inclusiva (de hecho, puede contener a las anteriores) y describe, en nuestra opinión, la esencia de la educación: un proceso de adquisición del conocimiento (para saber, para hacer, para convivir y para ser) y que no se reduce a una etapa de nuestra vida.

  • 1
  • 2